Aunque es tema de debate no es necesariamente negativo, en el fondo se trata de una forma nueva de conocer el mundo y que únicamente requiere de ciertos cuidados.

Antes de los dos años la AAP (Asociación Americana de Pediatría, por sus siglas en inglés) recomienda evitar tablets, celulares, computadoras y televisión que usen ellos mismos. La sugerencia es que siempre estén acompañados de sus papás. A partir de los dos años cumplidos, el uso puede ser de forma independiente con juegos y apps que impulsen su desarrollo cognitivo.

La tecnología no debe reemplazar las interacciones humanas ni funcionar como un distractor para los bebés mientras los papás están ocupados, sino funcionar como un medio para que ellos se relacionen con el mundo. Otra de las recomendaciones de la AAP es evitar a toda costa utilizar los juegos con tablets, computadoras y celulares como un premio, pues la tecnología aplicada en bebés tiene usos mucho más importantes que una simple distracción.

Otra recomendación importante es no ver a la tecnología como referente de la realidad. Así como para nosotros no es lo mismo tener una videollamada con alguien cercano que platicar en persona con ella mientras tomas un café.

Luisa Coto, Educadora con Maestría en Tecnología Instruccional, en su libro Technology and Digital Media in the Early Years, menciona que no se trata de aislarlos de la tecnología, pues vivimos en tiempos en donde nacen inmersos en ella. El trabajo de los papás consiste entonces en enseñarles a tener un buen uso de ella y procurar supervisar siempre cómo la usan.

Asimismo, la autora insiste en que los papás deben buscar que sirva como complemento de los intereses de tu bebé,  acompañarlo mientras usa la tablet o celular, preguntar qué está haciendo, ser creativo, conectar el dispositivo que esté usando a la vida real, buscar aplicaciones que sean acordes con su edad y ser un buen ejemplo del uso de la tecnología.

Una aplicación muy recomendable es Alpha Box, diseñada especialmente para niños de 3 a 5 años, en donde encontrarán canciones, que los ayudará a repetir sonidos, además de aprender las vocales y de impulsar su desarrollo lingüístico.

FUENTE: Academia Americana de Pediatría y el libro Digital Media in the Early Years, autor Luis Cotto, Ed. Routledge, Nueva York, 2015.